martes, 8 de enero de 2008

Empezando el año

Uno de los buenos propòsitos para este año ha sido que me he prometido cuidarme un poco màs, con todo lo que eso conlleva: comer menos, hacer màs ejercicio, y sobre todo... ir de vez en cuando al veterinario.

Como soy asì de bruto empecè por lo peor: visita al veterinario.

Me pusieron una vacuna, me miraron los dientes (los pocos que me quedan) y me hicieron radiografìas para ver què leches me pasa en las patas de atràs, que las tengo un poco jodìas... a veces parece que me falta aceite porque me quedo encallao.

Bueno, pos con los dientes, me dijeron que no se puede hacer mucho, porque dicen que estoy mayor para ponerme una anestesia y poder hacerme una limpieza de boca. Y de las patas, igual... que no se puede hacer mucho, porque viene to' de lo mismo: que tengo màs años ya que Matusalèn... Tengo las vèrtebras de la columna mal, y por eso voy perdiendo sensibilidad en los bajos traseros. Cachìs en la mar!

Asì que me vine tan depre del veterinario, que de momento los otros dos buenos propòsitos no los estoy haciendo.... y para la depre pues que mejor que comer... no? asì que eso hice: comer.. todo lo que pude y màs...! me puse como el quico! jaja

Sè que tengo que hacer ejercicio.. pero es que con el frìo que hace, me da una pereza.... ay... que pereza! A ver si cuando llegue la primavera damos los paseos màs largos y al menos me meneo un poco.

3 comentarios:

Gorda dijo...

uuff, los vetes son solo para problemas...no hay que confiarse mucho.
Patitas y ánimos que ya van mejorar las cosas.

René dijo...

Jeje, es verdad... no hay que confiarse mucho...

Gracias bonica!

Byron y Xinver dijo...

Venga... Tienes que animarte y andar un poco, con lo que a nosotros nos gusta andar... Y no te digo correr.