martes, 29 de enero de 2008

Gonso y yo, capìtulo IV

La otra perrita importante de la que quiero hablar es Yuma.

Era una cocker spaniel (como Gonso) de color blanco y con manchas marrones. Tenìa cara de princesa.

La encontrò mi tita Oli, como siempre.

Yuma vagaba desorientada y asustada por nuestro pueblo. La viò y en cuanto la llamò se vino con ella.

La tuvimos un dìa en casa... era preciosa.

Por suerte, le encontramos una familia enseguida, y solìamos ir a verla muy a menudo.

Mi tia Oli nos llevaba muchas veces a su casa.

A mi me gustaba, pero me dì cuenta enseguida que no tenìa nada que hacer, pues Gonso se habìa enamorao de ella, y es que... estaban hechos el uno para el otro!

Como era de esperar, se enamoraron, y se hicieron novios!

Y al poco tiempo, Gonso fue padre. Tuvieron 5 cachorros. De los que desafortunadamente sobrevivieron solo 2.

Eran preciosos!!! dos gonsitos pequeños!!!

Cuànto nos gustaba ir a verlos!

La verdad que Gonso hizo un buen trabajo...jeje!!

5 comentarios:

Caos dijo...

Hola René !!! Te vinimos a saludar
Te dejamos patitas y Lametones Amigo!!!

Gorda dijo...

Que lindas historias y que buenos tus bipes en ayudar a esas calegas.
Patitas

Girasol dijo...

Me alegra que Yuma temino como novia de Gonzo y tambien de madre de sus cachorros.

Nano Frontera. dijo...

Bravo por Gonzo!! qué lindas son tus historias!! me gustan mucho!! ojalá que sigas bien colega. patitaaa

René dijo...

Me alegra mucho que os gusten mis historias..

Sì, ya estoy bien!

Paticas a tooos!!